entrenamientos@salazarts.com  

Alta / Inscripción
INICIO

ACTUALIDAD

OPINIÓN

MULTIMEDIA

CONTACTO

ÁREA USUARIOS

UNA MODA PELIGROSA

El dato es escalofriante. Hasta cuatro víctimas mortales se han producido en España mientras participaban en carreras populares en los últimos seis meses. El primero en esta lista negra fue un joven de 26 años que se desplomó nada más cruzar la meta en la media maratón de Benidorm. Sólo hace tres semanas dos hombres de 57 y 45 años morían al sufrir un infarto en un trail de 42 kilómetros con final en la localidad castellonense de Navajas, uno en plena carrera , otro al llegar al hotel. Y el último, un corredor de 36 años falleció en el kilómetro 18 del Medio Maratón t de Gijón tras sufrir una parada cardiorespiratoria. Ello por no contar las múltiples asistencias que han tenido que realizar los servicios sanitarios. En la Maratón de Madrid si no llega a ser por el Samur otro corredor tambIén hubiera fallecido.

¿Qué está pasando? No hay duda de que la fiebre del "running" nos invade". Se calcula que casi 30.000 personas participan en carreras populares cada fin de semana en España. Y yo me apuesto lo que sea que existe un porcentaje bastante importante de esta cifra que participa sin la preparación adecuada. No es lo mismo salir a trotar unos cuantos días y apretarse otro par de ellos cada cierto tiempo que participar en una prueba en donde te vas a exigir más de lo que estás acostumbrado.

Es verdad que los episodios de muerte súbita no se detectan en los chequeos habituales (intervienen en este caso factores genéticos) pero otras muchísimas dolencias por supuesto que sí. Un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo, una analítica, ... resulta fundamental. El precio que valga se compensa de sobra. Otra cosa es que la gente prefiera gastar el dinero en el último GPS, en el último modelo de zapatillas, en el movil con miles de aplicaciones para correr, ...
Compensa por supuesto gastarte el dinero en un entrenador que te guíe, que te planifique, que te sepa llevar. Pero volvemos a lo mismo: eso vale dinero y la mayoría tiene "euros" para casi todo. Para esto no.

Cuando yo corría tardé mucho tiempo en decidirme debutar en maratón. Llevaba toda una vida dedicada al deporte: en el ciclismo, en el triatlón, ... y en atletismo había participado (y ganado) en decenas de carreras de 10 , 12, 15 kms... y un montón de medias maratones. Le tenía más que respeto a la mítica distancia de los 42 kms. Y mis dudas eran bien fundadas: cuando me decidí a correr en el año 2005 la Maraton de Sevilla, estaba en un gran momento. Esa temporada llevaba 6 victorias y la última la Media de La Cartuja también en la capital sevillana. Pues bien, aquel domingo de febrero hizo un tiempo infernal: lluvia, viento, frío, ... sin duda el peor de todo el invierno. Las marcas fueron pésimas, los sanitarios no sabían como atender a tanta gente con hipotermias, calambres, ... Uno de ellos fui yo. Crucé la meta andando. Fracasé totalmente.

Luego , en años posteriores me pude resarcir, pero aquello se quedó marcado. Y os puedo asegurar que me dedicaba en cuerpo y alma a preparar la maratón. No digo que haya que tener un nivel de exigencia tal pero sí al menos unos mínimos. Y sobre todo no tratar de saltarse pasos. Antes de correr una media , entrena bien, compite en carreras de 5, de 10 kms.... Y antes de la maratón domina al menos la mitad de la distancia.

Ahora no. Las maratones ya "ni se llevan". Te equipas bien, sales a correr unas cuantas semanas , cuelgas tus entrenos en las redes sociales ( ya eres "runner") y pasas directamente a lo que está de moda: las "ultra trail". Mucha más distancia, subiendo y bajando montañas, metiéndose en ríos, pisando piedras, .... De aquí a unos días serán los famosos 101 kms de Ronda. Casi nada. La salida como siempre a las 11 de la mañana y si dice de apretar el calor, ya os imagináis como pueden acabar muchos.

Pocas cosas pasan.Yo creo que todo esto viene motivado por esta sociedad en la que vivimos en donde la constancia y el trabajo pausado pierden valor frente a la inmediatez y los resultados rápidos.

Y un último apunte que si no lo comento no me quedo tranquilo. ¿Cómo es posible que no se haga nada? Las autoridades deportivas que tanto se preocupan por salvaguardar la "salud del deportista" y que son tan proclives a poner en marcha operaciones policiales que son un fiasco, en este caso echan la mirada para otro lado. No pueden romper la gallina de los huevos de oro. 30.000 personas corriendo cada domingo son muchas personas. Y eso se traduce en mucho dinero.

Llevo toda la vida en el deporte y lo digo con cierto conocimiento: muchos aspectos del deporte dan asco.

   

© 2014  SALAZARTS.COM      Aviso legal      Política de Privacidad      Localización      Contacto      Formulario de Inscripción